Coliflor

Recetas de coliflor

Coliflor rebozada

Coliflor rebozada

Por lo general, los más pequeños y no tan pequeños no son muy fans de la coliflor, pero dadas las magníficas propiedades de la misma, es necesario encontrar modos de prepararla que sean atractivos y conseguir que nuestra familia lleve una dieta equilibrada.

Una manera clásica de prepararla es envolverla en pan rallado y freírla, pero si queremos alejarnos de los fritos, esta receta de coliflor rebozada y horneada será de gran ayuda.

El horno resulta una gran alternativa para reducir la ingesta de fritos, y en ningún momento renunciaremos al sabor. El tiempo total que necesitaremos para llevar a cabo esta receta son 55 minutos, 15 minutos de preparación y 40 minutos de horno.

A continuación se detallan los ingredientes necesarios para 4 comensales:

Ingredientes:

  • 1 cabeza de coliflor.
  • 1 -2 tazas de pan rallado.
  • 1 cucharada de orégano.
  • 3 huevos grandes, batidos.
  • 1 cucharadita de pimentón.
  • Sal
  • Pimienta

Así hacemos la receta de coliflor rebozada:

En primer lugar debemos precalentar el horno de 200 a 220 grados. A continuación, sacamos la bandeja del horno y la forramos con papel de hornear.

Ahora troceamos la coliflor de manera que queden trocitos pequeños, del tamaño de un bocado aproximadamente.

Con la coliflor ya cortada, cogemos un plato hondo para batir los huevos y añadimos el pimentón, la sal, la pimienta y la mitad del orégano. Batimos bien para que quede todo bien mezclado.

En otro plato mezclamos el pan rallado junto con el resto del orégano, la sal adicional y la pimienta.
En este paso, ya tenemos la coliflor lista para ir envolviéndola con la mezcla de huevo.

Cada trocito de coliflor lo sumergimos en el huevo asegurándonos de que estén completamente recubiertos, y a continuación, lo envolvemos en la mezcla de pan rallado y lo colocamos en la bandeja de hornear. Cuando hayamos terminado con toda la coliflor, horneamos durante unos 30 a 40 minutos o hasta que veamos que están doradas.

Se pueden servir solas o con acompañamiento. Por ejemplo con salsa ranchera quedan estupendas pero puede probar con su salsa favorita.

La receta no puede ser más sencilla y el resultado es delicioso.

Además, por su facilidad, podemos hacer que los niños nos ayuden y hacerles partícipes de un plato que ellos mismos van a comer. Ellos aprenderán a comer mejor y podremos, aprovechando la coyuntura, pasar un rato agradable con ellos.

Al ser una receta horneada, eliminamos los inconvenientes de la fritura, estupendo para cuidar nuestra alimentación. ¿Te animas a probar la coliflor rebozada? ¡Eso esperamos!